Salud, Salud Emocional

El estrés: Qué es y Cómo afecta

Recuerdo que desde hace unos años dejé de escuchar la palabra ‘estrés’ solo en programas de televisión y en adultos que desempeñaban cargos altos.  Empezando a oírla entre mis compañeros y situaciones diarias. Tal vez, por esta generalización y vasta aplicación en situaciones negativas, nunca le di importancia o nunca creí poder ser víctima. Pero lo cierto es que el estrés es un mecanismo 100% adaptativo (homeostasis), un proceso positivo e imprescindible para la supervivencia del ser humano; pudiendo padecerla cualquier persona sin importar la edad.

Entonces ¿Por qué siempre la escuchamos en situaciones negativas y la asociamos así?

Pues, si bien es parte de nuestra naturaleza y puede ser positivo. Debemos ser conscientes de que nada en exceso es bueno; es decir, cualquier situación que escape o rebase los límites no es saludable. Es así, que el estrés  se vuelve “peligroso” cuando una persona está bajo una situación amenazante y siente que no es capaz de enfrentarla, reaccionar o adaptarse (puede que ya haya usado todos los recursos). Empezando a generarse pensamientos negativos y paralizantes, los cuales nos inhiben a la acción. Alterando así el funcionamiento de todo nuestro organismo (modificaciones psicológicas y de comportamiento, y en reacciones físicas, neuroendocrinas, que acaban por perturbarnos TOTALMENTE).

En otras palabras, mantenernos en ese estado de alerta y no “hacer nada o saber qué hacer”, nos afecta más, nos hace entrar a ese círculo de tensión, donde el miedo es el principal protagonista y nos hace sentir que ha tomado el control de nuestra cabeza; y en consecuencia; pensamientos y comenzamos a tener diversos síntomas y problemas, los cuales afectan a nuestra salud, capacidades físicas y mentales.

Es importante mencionar lo siguiente:

  1. Puede generarse por situaciones positivas.
  2. No somos iguales a NADIE (no reaccionamos igual; por lo que,  lo que afecta o beneficia a uno no necesariamente lo hará con otro y viceversa).
  3. El cerebro no distingue lo real de lo imaginario, entonces solo con sentir miedo mandamos esa “alarma” y nuestro cuerpo entra en defensa ante ese “peligro o situación amenazante”.

stressfinal (1).jpg

1 comentario

  1. Pingback: Enfermedades Auto Inmunes | Alma fit

Los comentarios están cerrados.