Salud Emocional
Comments 2

La Victimización y la Zona de Confort

Los períodos malos y tristes son reales y NORMALES; sin embargo, es más común  para algunos atribuirles  un nombre o un culpable a cada sentimiento negativo; y etiquetarlo para no asumirlo; por ejemplo:

  • “Estoy con la regla/período, así que es normal” (aunque ya se me haya ido).
  • Me siento súper mal de salud, odio todo esto, por qué a mí (Víctima de la creación).
  • No me gusta el trabajo, No me alcanza el dinero, No me queda como quiero que me quede, No pasó lo que quería, etc.

Es también común, que cuando ya se está acostumbrado a hacer todo esto, nos guste asegurarnos de que se está realmente en el papel de víctima o en la zona de confort. A través de pensamientos destructivos (“No soy buena (o) para nada), centrándonos en nuestros errores, etc.

Es aquí, donde quiero empezar a definir la zona de confort y victimización:

Zona de confort: Aquella zona, sitio o postura en la que nos encontramos seguros y cómodos, ya que la conocemos BASTANTE y “podemos controlarla”. Es todo aquello que nos rodea y nos resulta familiar por la costumbre, y forma parte de nuestra rutina.

Esto no es algo malo, ya que uno siempre debe conocer y estar seguro, para evitar la ansiedad y miedo; y responder de manera más racional a los estímulos, que afectan nuestro entorno.

Sin embargo, esto se torna peligroso cuando aparece el conformismo, ya que a través de él nos convencemos de que “es bueno”, “de que podría ser peor”  y que mejor no cambiar, pues ya estamos “bien”.

Un ejemplo muy común es cuando nos damos cuenta de que no nos gusta la carrera que elegimos, pero “Para qué cambiar y empezar de nuevo” o simplemente “Para qué cambiar, nos atrasaremos y terminaremos la universidad cuando tengamos nietos”.  Podría simplificarlo a la siguiente frase “Más vale malo conocido, que bueno por conocer”.

Y es por ese miedo a la incertidumbre al cambio a lo nuevo, que muchas veces preferimos estar siempre dentro de la zona de confort, nunca nos dedicamos a hacer nada “nuevo“, que nos resulte “interesante” o “motivante” ; como dedicarle más tiempo a nuestros hobbys o pasatiempos.

 La idea es no cerrarse a las nuevas oportunidades y no limitarse.

Victimización: este es un concepto más complejo, partiremos de que uno puede ser víctima de un asalto o un ataque; sin embargo, una persona que se victimiza se observa o define (subconsciente o conscientemente) a sí misma como centro de todos los ataques y agresiones que pueden existir en una relación humana; es decir, está llena de  pensamientos negativos y siente que el mundo está contra él/ella.

Estas personas buscan a alguien que las “salve”, que las libere de las tinieblas e ilumine su camino (yo lo busque durante años, y aún sigo trabajando en ello), pero por más que encontremos a ese “salvador”, nunca nadie podrá “rescatarnos”, pues la única cura o salvación  es la de ser protagonistas de nuestra vida y no simples espectadores.

En otras palabras, empezar a tomar decisiones por y para  nosotros mismos y dejar de idealizar a los demás.

Se debe empezar a cambiar la perspectiva y actitud, ya no enfocarnos en lo que no tenemos, sino en lo que tenemos y podemos hacer para mejorar o salir de las diferentes situaciones, sino solo nos estresamos, paralizamos y sufrimos deseando que venga alguien nos guíe y nos recuerde segundo a segundo nuestras fortalezas y virtudes, ya que no nos la creemos y vivimos quejándonos y lamentándonos de lo que no sucede.

Por qué, optamos por esto

Podría ahondar en una gran explicación,  de la autoestima, las creencias y nuestro subconsciente, pero creo que lo trascendental aquí no es entender por qué nos sucede esto, por qué nos paralizamos y nos llenamos de miedo, sino cómo o qué podemos hacer  para luchar contra todo esto mientras comencemos a aceptar cada situación.

Cómo podemos contrarrestar o empezar a trabajarlo

Propongo retos

Algo que me ha funcionado y me sigue funcionando mucho es retarme a mí misma y buscar salir de la zona de confort, en mi caso, yo que soy una persona  que le cuesta mucho expresar sus sentimientos me funciona mucho, lo siguiente:

  1. Escribir la razón por la que me siento víctima y qué siento y pienso. Y luego leerlo, por lo menos una vez en voz alta y otra en mi mente.
  2. Contarle todo esto a 3 personas, así es, no 1, no 2, sino 3 ó más.
  3. Salir un rato y despejarme, ya que tiendo a ponerme más introvertida.
  4. Si eres de los que pueden expresarse con facilidad, pero no saben canalizar sus emociones; es decir, se ponen muy impulsivos te aconsejo que dentro de tus retos te pongas el buscar expresarlo con tranquilidad.
  5. Si, cuando estás con todos estos “issues” o pensamientos siempre buscas, fumarte un puchito (cigarro), tomarte unas chelitas (cerveza), o cualquier sustancia que “te relaje” y te “haga olvidar” te propongo el punto 1 y 2, ya que tampoco lo estás canalizando sanamente.

“Las cosas no se dicen se hacen porque al hacerlas se dicen solas”. Woody Allen

 

 

2 Comments

  1. riña delgado duran says

    Lucy, gracias!!! Qué bueno leer estas cosas que a uno lo agobian, sobre todo saber que hay soluciones y que muchos, me imagino, pasan por cuadros así. Qué lindo que a través de tu página lleves aliento y coraje! Estaré a la expectativa de más reflexiones. 👍

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s